viernes, 25 de marzo de 2016

Cliff Jones "El dandy galés del Tottenham en los 60"

Gareth Bale fue el último jugador galés estrella del Tottenham. Sin embargo hace cinco décadas tuvo un predecesor que además de haber nacido en el mismo país se desempeñaba en su misma posición de jugador de banda izquierda. Su nombre Cliff Jones. En sus diez años en el club londinense vivió una etapa de grandes triunfos y entró por méritos propios en el santoral de la entidad. Nacido el 7 de febrero de 1935 en Swansea (Gales), se desempeñaba como extremo izquierda. Futbolista de gran talento, dominio del cuero, velocidad, aceleración, desequilibrio y regate, llegaba al gol con facilidad y era impredecible para los defensas contrarios.

Con la camiseta de los Spurs
Sus primeros toques a un esférico se producen en su localidad natal, Swansea, donde desde joven entra a formar parte del Swansea Town. Va jugando en las diferentes categorías del club hasta que el técnico irlandés del primer equipo Billy McCandless le da la alternativa en 1952 con 17 años.
El equipo galés milita por entonces en la Second Division del fútbol inglés pero apenas tiene opciones de lograr el ascenso. Jones comienza a ser un fijo a partir del curso 1954-1955 en el que llega por primera vez a diez tantos. Estas cifras las supera con doce dianas en 1955-1956 y en su última temporada en el cuadro blanco en 1957-1958. Por entonces ya había llamado la atención de varios conjuntos de la Primera inglesa y tras su papel en el Mundial firmó por el Tottenham que pagó £ 35.000 por su traspaso.
Los Spurs con Bill Nicholson en la parcela técnica estaban empezando a construir un equipo ganador que tendría en los 60 unos años dorados. A Jones se añadieron míticos como Danny Blanchflower, Dave Mackay, Terry Medwin o Jimmy Greaves. Sin embargo los inicios del galés no fueron fáciles al sufrir una importante lesión en la pierna que le tuvo apartado varios meses de los terrenos de juego.
Cuando regresó Nicholson le hizo parte fundamental del plantel en el ala izquierda y en la campaña 1960-1961 llegaron los primeros títulos. Los Spurs firmaron un histórico doblete de Liga y Copa al superar en la tabla de la competición doméstica por ocho puntos al Sheffield Wednesday y batir en la final del torneo copero por 2-0 al Leicester.
Debutaron en la Copa de Europa frente al Górnik Zabrze polaco en una eliminatoria en la que Jones fue decisivo. En la ida perdieron 4-2 con una diana del galés pero en White Hart Lane remontaron de la mano del extremo que hizo un hat-trick en la victoria por 8-1. A continuación dejaron en la cuneta a Feyenoord y Dukla de Praga y en semis se vieron las caras con el Benfica. En Da Luz el equipo de los Eusebio, Coluna, Costa Pereira o Germano se impuso por 3-1 y en Londres pese al apoyo de su público no lograron dar la vuelta a la eliminatoria al quedarse a un gol de la igualada. 
Pero la campaña no terminó mal al revalidar de nuevo la FA Cup al vencer en la final por 3-1 al Barnley. Este triunfo les permitió participar en la Recopa del curso 1962-1963 donde se harían con el trofeo continental. Glasgow Rangers, Slovan de Bratislava y OFK de Belgrado no fueron rivales para un cuadro inglés que vivía una etapa magnífica de juego y resultados. Su adversario en la final fue el Atlético de Madrid en el que figuraban Griffa, Adelardo, Collar o Mendonça. El choque se celebró en Rotterdam y fue un paseo para los capitalinos que derrotaron a los colchoneros por 5-1.
En esa época el zurdo galés recibió una suculenta oferta de la Juventus por sus servicios. Además los transalpinos pagaban £ 100.000 por su fichaje pero en las oficinas del Tottenham se negaron en rotundo a un posible traspaso. Jones continuó con los Spurs aunque en el siguiente lustro no levantó ningún título. Tuvo que esperar a la campaña 1966-1967 para ampliar el palmarés con otra FA Cup al doblegar por 2-1 al Chelsea en Wembley. En ese Tottenham renovado ya estaban Pat Jennings, Alan Mullery o Terry Venables aunque además del extremo aún se encontraban glorias como Mackay o Greaves. 
En su última temporada Jones apenas disputó siete partidos en los que hizo cinco tantos para despedirse del club a finales de 1969, tras vestir la camiseta blanca en 318 choques con un total de 135 goles en su haber. Su destino fue el Fulham en el que pasó año y medio, media temporada en la Second Division y un curso entero en la Third Division justo con la llegada de los años 70.
En la nueva década jugó algunos partidos para el King´s Lynn y colgó las botas aunque en los años posteriores volvió a calzárselas para jugar choques aislados con el Cambridge City, el Merthyr Tydfil o el Bangor City galés.

Swansea 1952-1953
Gales 1958

















Tottenham 1963-1964
Fulham 1969














Con la selección galesa fue internacional en 59 partidos marcando un total de 16 dianas. Debutó en un partido amistoso en el año 1954 contra Austria. El choque se celebró en Viena y el triunfo cayó del lado local por 2-0. A partir de 1955 Jones fue fijo en el equipo nacional en dos ediciones del British Home Championship. En su estreno en el torneo derrotaron a Inglaterra por la mínima en el Ninian Park y el extremo fue el héroe al lograr el segundo tanto de su selección. Ese año los cuatro participantes sumaron tres puntos y compartieron el trofeo final.
En la siguiente edición de 1956 Jones fue titular en los tres partidos aunque Gales no conoció la victoria y únicamente sumó un punto en su visita a Belfast. El torneo sirvió como rampa de salida para la clasificación del Mundial de Suecia. Gales hasta ese momento no había participado en ninguna Copa del Mundo pero con una de las generaciones más importantes de su historia consiguieron el hito.
En el grupo 4 de la zona UEFA se enfrentaron a Checoslovaquia y la RDA aunque finalmente ocupó la segunda posición tras los centroeuropeos. Jones jugó los cuatros duelos y marcó en el último en casa frente a los teutones. Sin embargo esa segunda plaza les dio acceso a un playoff contra Israel tras renunciar Bélgica. El zurdo del Swansea en ese momento siguió siendo insustituible para James Murphy en el once y jugó la eliminatoria al completo. En Jerusalén vencieron por 0-2 y en Cardiff se repitió el tanteo con un gol suyo poco antes de celebrar el éxito con los 38.000 espectadores que se encontraban en el Ninian Park.
En un plantel donde además de él figuraban John Charles, Terry Medwin, Ivor Allchurch o el portero Jack Kelsey viajaron a tierras escandinavas con la intención de hacer un buen papel y lo consiguieron. Encuadrados en el grupo 3 con los anfitriones, México y Hungría lograron el pase a cuartos tras sumar tres empates y derrotar a un equipo magiar con Grosics, Lajos Tichy, Budai o Bozsik en un duelo de desempate. En cuartos les faltó su pieza clave en ataque, el gigantón Charles, pero pelearon con mucho mérito ante el que sería el campeón, Brasil. Acabaron perdiendo por 1-0, con un tanto de un joven Pelé que esa tarde empezó a escribir su mítica historia en los Mundiales.
Jones no volvió a participar en ningún gran evento internacional con su país pese a que en la clasificación para el Mundial de Inglaterra Gales se quedó cerca de obtener un pase que fue a parar a manos soviéticas. Si disputó varias ediciones más del British Home Championship como la del año 1960 donde Gales fue una de las ganadoras. Empataron con Inglaterra en Cardiff y Escocia en Hampden Park y doblegaron a los norirlandeses para compartir título con los 'pross' y la 'Tartan Army' al lograr los tres cuatro puntos. Al año siguiente el extremo tuvo su mejor torneo en la faceta goleadora con tres goles, dos ante la República de Irlanda y uno contra Escocia, pero la severa derrota en Wembley (5-1) les condujo al subcampeonato.
La generación de oro galesa poco a poco fue desapareciendo y eso incidió en los resultados. Jones continuó siendo un asiduo del equipo nacional durante toda la década de los 60 y en 1963 completó su actuación más completa contra Irlanda del Norte. Fue también en un partido del Campeonato Británico donde hizo un hat-trick en la victoria por 1-5 en Belfast. Su último duelo internacional se produjo en 1969, en un encuentro entre Gales y un combinado británico con motivo de la investidura del Príncipe de Gales. El envite se jugó en Cardiff y terminó 0-1 a favor del equipo entrenado por Sir Alf Ramsey.

En su vida posterior al deporte rey siguió ligado al balompié gestionando la Escuela de fútbol Highbury Grove situada al norte de Londres.

Hace apenas tres años fue además incluido en el Salón de la Fama del fútbol inglés compartiendo clase con Mike Summerbee, Ray Wilkins o Matt Le Tissier.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada