miércoles, 22 de julio de 2015

El día que Pelé jugó en el Bernabéu

La mayoría de grandes leyendas de la historia del balompié ha pisado en alguna ocasión el césped del estadio Santiago Bernabéu. También lo hizo al que muchos consideran el mejor, Edson Arantes Do Nascimento ‘Pelé’. Pese a desarrollar toda su carrera en el Santos de su país y no acudir al Mundial de España de 1982 por cuestiones de edad, el astro brasileño jugó ante el Real Madrid el 17 de Junio de 1959.

El castizo Miguel Muñoz se había retirado del fútbol en 1958 y el Real Madrid, como era costumbre en la época, le preparó un homenaje por todo lo alto. Su trayectoria en el equipo blanco se prolongó durante diez temporadas y además llegó a ser capitán varios años. Para ello decidieron invitar al Santos brasileño en el que jugaba la estrella del pasado Mundial Pelé junto a otros enormes futbolistas como Pepe, Coutinho, Dorval o Zito. La fecha marcada fue un 17 de Junio de 1959 a las 20:30 horas de la tarde.

Pelé en acción sobre el césped del Bernabéu
'O rei' junto a Di Stéfano


























El conjunto merengue por entonces acababa de ser campeón de Europa por cuarta vez pero en la Liga y en la Copa se había topado con un gran F.C. Barcelona dirigido por Helenio Herrera. Iba a ser el penúltimo choque del curso y decidieron convidar a vestir la camiseta blanca a un mito del fútbol español como Gaínza, que colgaba las botas, y a una estrella en ciernes que ficharía por el club de Concha Espina poco después, el soriano Luis del Sol.

El Santos venía de hacer una gira por Europa donde se había enfrentado entre otros al Anderlecht, Feyenoord, Inter de Milán o el Servette suizo. Llegaba cansado pero motivado y contento por verse las caras con el mejor equipo del viejo continente en ese momento. Su técnico Luis Alonso Pérez ‘Lula’ alineó a Carlos; Gertulio, Pavao, Ralmo; Ramiro, Zito; Dorval, Alvaro, Pagao, Pelé y Pepe y luego dio la oportunidad a Coutinho que tenía 16 años y Alfonsinho. Mientras que el cuadro madridista jugó con Berasaluce; Marquitos, Santamaría, Casado; Santisteban, Antonio Ruiz; Gento, Mateos, Di Stéfano, los ya mencionados Gaínza y del Sol y Atienza II, Julio Gento y Puskas que saltaron al césped en la segunda mitad. El coliseo blanco tuvo una fantástica asistencia de 110.000 espectadores que presenciaron un duelo vistoso, con goles y buen espectáculo.

El once del Santos en aquel duelo ante el Real Madrid

La contienda se inició con bravura y mucha pelea en el mediocampo hasta que Pelé recogió un balón suelto de una pugna entre Santisteban y Pagao y con un zurriagazo impresionante batió a Berasaluce desde la media distancia. A continuación el meta guipuzcoano desbarató otra ocasión visitante y a partir de ahí fue cuando el Real Madrid se metió de lleno en el partido. Mateos quiso hacer sombra a Pelé y en cuestión de quince minutos logró un triplete fabuloso asistido por Di Stéfano. El trío formado por Gaínza, Del Sol y la “Saeta Rubia” estaba desarbolando a un equipo santista que no pudo frenarles en la primera parte. Mientras tanto Pelé lo intentaba junto al recién incorporado Coutinho y Pepe pero el medio Antonio Ruiz hacía una gran labor de contención.

Con el resultado de 3-1 el colegiado Horn indicó el camino de los vestuarios y en el comienzo del segundo acto se vio a un Pelé renovado de energías. En una internada suya Santamaría le derribó dentro del área y Pepe se encargó de acortar distancias. Los pupilos de Carniglia reaccionaron de inmediato volviendo a hacerse con el dominio de la pelota y en tres minutos consiguieron su cuarto tanto obra de Puskas de cabeza. El Santos se mostraba muy dubitativo y lento con el balón en los pies y esto únicamente cambiaba cuando Pelé cogía el esférico. El tercer gol de los brasileños se produjo tras otra buena acción del chico de Tres Corazones que soltó un poderoso chut sobre el marco de Berasaluce cuyo rechace mandó a la red Coutinho. Restaban 20 minutos para el final del encuentro pero un veloz contragolpe poco después dirigido por Di Stéfano y culminado por Francisco Gento acabó con las esperanzas de empate del Santos. En los últimos instantes el resultado no se movería aunque si hubo que lamentar un botellazo al futbolista Pepe por dos energúmenos que fueron rápidamente detenidos. El Real Madrid derrotaba por 5-3 al Santos de Pelé que había realizado un notable encuentro pero según las crónicas por debajo del nivel exhibido por Alfredo Di Stéfano.

Miguel Muñoz tuvo un partido homenaje acorde a su categoría y al final del choque se encaminó hacia el centro del campo para despedirse de la parroquia madridista que tantas veces le vio jugar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada