martes, 5 de mayo de 2015

Josef Masopust “Un ‘box-to-box’ noble y virtuosista”

sadasdas El primer ganador del Balón de Oro de Europa del Este, lo consiguió en 1962 tras superar en la votación al luso Eusebio y el germano Schnellinger. Militó la mayor parte de su carrera en el Dukla de Praga donde conquistó innumerables títulos en su país. Nacido el 9 de febrero de 1931 en Strimice (Checoslovaquia), fue un medio centro de mucho recorrido. Virtuoso del slalom y con gran llegada al área contraria, tenía un magnífico dominio del balón, enorme precisión en sus pases y una condición física extraordinaria. Además siempre destacó en el terreno de juego por su caballerosidad y nobleza.

Con el equipo nacional
Su idilio con el balompié comenzó en las filas de un conjunto de categoría regional, el Banik Most. Allí estuvo desde los 14 años hasta los 19, momento en el que fichó por el Teplice con el que debutaría en la Primera División de su país, y en el que solo permanecería dos campañas. En 1952, mientras realizaba el servicio militar firmó por un equipo de nueva creación, el club del ejército conocido como ATK Praga y poco después llamado Dukla de Praga. 
En el cuadro capitalino jugó durante tres lustros llegándose a convertir en el emblema de la institución. Los triunfos además llegaron con celeridad y en la temporada de su estreno se proclamaron campeones de Liga tras aventajar en tres puntos al Sparta de Praga. A lo largo de la década conquistaron dos entorchados nacionales más en 1956 y 1958 y debutaron en la máxima competición continental, la Copa de Europa. Eran tiempos donde a Masopust le acompañaban otros grandes jugadores checoslovacos como Pluskal, Dvorak, Novak, Cadek o Borovicka, todos ellos dirigidos por el técnico Karel Kolsky. Su papel en la Copa de Europa por el momento fue testimonial al caer frente al Manchester United de los ‘Busby Babes’ en su estreno y con el Wiener en la primera ronda (Masopust marcó en el Letná Studium) de la edición de 1958-1959, tras haberse deshecho del Dínamo de Zagreb con anterioridad. 
La llegada de los 60 acentuó la hegemonía del Dukla en Checoslovaquia y le convirtió en uno de los equipos más poderosos de Europa del Este. Obtuvieron cuatro Ligas de forma consecutiva entre 1961 y 1964 y otra en 1966, siendo además vencedores del torneo de Copa en 1961, 1965 y 1966, con un tanto fundamental del medio centro de Strimice en la última final. Ese poderío lo llevaron también a la Copa de Europa donde cuajaron excelentes actuaciones en una etapa en la que Masopust alcanzó su punto más álgido como futbolista. Su mejor versión tuvo lugar en 1967 cuando llegaron a semifinales después de apear a grandes conjuntos como Anderlecht o Ajax. Sin embargo en semis se toparon con el que sería el futuro campeón, el Celtic que les apartó de la gran final. 
Un año más tarde y tras casi 400 encuentros con la camiseta del Dukla, el legendario Masopust abandonaba el club praguense con el permiso de los dirigentes. Su siguiente destino fue Bélgica y concretamente el Crossing Molenbeek. El conjunto de la Región de Bruselas estaba en la división de plata y gracias a la ayuda del checoslovaco que compatibilizó el cargo de entrenador-jugador lograron un histórico ascenso. Un curso más tarde y cuando contaba con 39 años Masopust puso fin a su extensa carrera profesional.


Checoslovaquia 1962
Dukla de Praga 1965-1966

















Con la Selección checoslovaca fue internacional en 63 ocasiones, en las que logró un total de 10 goles. Se estrenó de la mano del técnico Antonin Rygr en un amistoso en 1954 ante la Hungría de Puskas, Bozsik o Kocsis que acababa de perder la final del Mundial. Fue en Budapest y Checoslovaquia cayó por un rotundo 4-1. Su primer partido oficial tuvo que esperar un par de años cuando debutó en la Copa Dr. Gero frente a Suiza. El choque fue en Ginebra y Masopust marcó uno de los seis tantos de Checoslovaquia aquella tarde.
En 1957 dio comienzo la calificación europea para el Mundial de Suecia. Los checoslovacos compartieron grupo con Gales y la RDA y tras sumar seis puntos en cuatro partidos lideraron la liguilla, estando presente Masopust en todos los choques. En tierras escandinavas el sorteo les deparó como rivales a Irlanda del Norte, Alemania Occidental y Argentina. En el debut perdieron frente a los norirlandeses y en la segunda jornada empataron contra los teutones. En Helsingborg apabullaron a la albiceleste por 6-1 y eso les permitió acudir a un desempate contra Irlanda del Norte. Sin embargo volvieron a caer frente a ellos, esta vez en la prórroga y tuvieron que hacer las maletas.
Con el inicio de la década de los 60 se creó una nueva competición, la Eurocopa de Naciones. Checoslovaquia venía de conquistar la Copa Dr.Gero al superar a Hungría con un Masopust al alza y era una de las favoritas para el torneo. El medio estuvo ausente en la primera eliminatoria contra Dinamarca pero fue convocado para los cuartos ante Rumania. En Bucarest abrió la victoria checoslovaca por 0-2 y en casa certificaron su pase a semis al vencer a los rumanos por 3-0. La fase final se celebró en Francia y allí la URSS les dejó fuera de la final tras ganarles con claridad en Marsella. Disputaron el choque por la tercera plaza unos días más tarde y esta vez si lograron el triunfo frente al conjunto galo por 0-2.
La generación de futbolistas checoslovacos era magnífica por entonces, comparable a la que despuntó a mediados de los 30. A Masopust le acompañaban Novak, Popluhar, Adamec o Pluskal su mejor papel se produjo en el Mundial de Chile 1962. Aún así sufrieron mucho para lograr el billete en la calificación. Escocia le hizo sudar y todo se resolvió en un playoff en Bruselas donde doblegaron a la ‘Tartan Army’ por 4-2.
En el Mundial desde el principio tuvieron que trabajarse sus triunfos. En el grupo se impusieron a España en el debut por la mínima e hicieron tablas con Brasil que aún disponía de Pelé. En la última jornada tenían el rival más débil en México que les sorprendió por 3-1. Por suerte la derrota española frente a la verde-amarela les hizo pasar como segundos. En cuartos se vieron las caras con un viejo conocido, Hungría. De la generación anterior solo quedaba Grosics aunque se habían incorporado grandes futbolistas como Tichy o Albert. Derrotaron a los magiares por 1-0 y en semifinales hicieron lo propio con una Yugoslavia integrada por Galic y Skoblar. En la final se repitió el enfrentamiento ante Brasil, ya sin Pelé aunque con Garrincha y Amarildo. Masopust hizo el 1-0 tras una brillante acción que arrancó en el centro del campo y terminó tras superar a Gilmar. Pero la alegría duró poco y Brasil empató poco después, imponiendo su enorme talento en la segunda mitad. Cayeron por 3-1 pero el torneo que realizaron fue extraordinario.
A partir de la Copa del Mundo las apariciones de Masopust con el equipo nacional se fueron haciendo más esporádicas. Fracasaron en su intento de clasificarse para la Eurocopa de 1964 frente a la RDA y el centrocampista solo jugó un partido de la calificación del Mundial de Inglaterra. Un año después, concretamente el 18 de mayo de 1966, se despidió del combinado checoslovaco en un duelo frente a la URSS en Praga.

También hay que resaltar que jugó en una ocasión con la Selección FIFA ante Inglaterra en Wembley en 1963, con motivo del centenario de la Federación inglesa y en 1964 con un combinado europeo frente a Yugoslavia para ayudar a las víctimas del terremoto de Skopje.

Su etapa como entrenador la inició tres años después de retirarse de los terrenos de juego. El club de sus amores, el Dukla de Praga le dio la oportunidad de sentarse en el banquillo durante tres campañas (1973-1976). A continuación se marchó al Zbrojovka Brno con el que se proclamó campeón de la Liga en el curso 1977-1978 y participó en la siguiente edición de la Copa de Europa. Allí se mantuvo hasta 1980 cuando firmó por el Hasselt belga por cuatro temporadas.
La gran oportunidad le llegó cuando la Federación de su país confió en él para lograr la clasificación de Checoslovaquia para el Mundial de México y la Eurocopa de Alemania. Sin embargo no pudo acudir a ninguna de ellas tras ser superada por Alemania Occidental y Portugal en su camino a tierras aztecas y por Dinamarca en la búsqueda para un billete hacía el país teutón.
Tras su paso por la Selección hizo las maletas para Indonesia donde estuvo hasta 1991 y un año más tarde regresó por poco tiempo al Zbrojovka Brno. Su última experiencia como técnico tuvo lugar en el Fk Pelikán Decin en el que permaneció desde 1993 a 1996.

En la actualidad tiene 84 años y reside en su país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada