sábado, 11 de abril de 2015

Dimitris Domazos "El General ateniense"

Puntal del Panathinaikos dirigido por Puskas que llegó a la final de la Copa de Europa del año 71, está considerado además uno de los mejores jugadores griegos de toda la historia. Nacido el 22 de enero de 1942 en Atenas (Grecia), se desempeñaba como mediapunta o segundo delantero. Futbolista con el centro de gravedad bajo, destacaba por su agilidad, desborde, excelente técnica y brillante visión de juego. Se le conoció con el apodo de "El General" por la influencia que tenía sobre el resto de compañeros en el campo.

Empezó a jugar al fútbol desde los 11 años en el Amina Abelokipon, un modesto equipo cuya sede estaba cerca del estadio Apostolos Nikolaidis. En 1959 con 17 años el Panathinaikos se fijó en él y le contrató tras pagar 9.000 dracmas y adelantarse al Olympiakos en su fichaje. Pronto debutó en el primer equipo y el conjunto griego que por entonces únicamente había ganado tres títulos de Liga pasó a dominar el balompié heleno.
Domazos desde muy joven lideró al Panathinaikos y en su primera temporada ya pudo alzar la competición doméstica, después de tener que jugar un desempate con el AEK de Atenas al que derrotaron por 2-1. A partir de ese éxito el equipo del trébol encadenó cuatro Ligas más en los siguientes cinco años en una etapa en la que figuraban en el plantel hombres como Kostas Linoxilakis, Andreas Papaemmanouil, Vangelis Panakis, Giorgos Andreou o Loris Theofanis  y por el banquillo pasaron entrenadores de la categoría de Antonis Migiakis, el inglés Harry Game o el yugoslavo Bobek.
Tras un breve impás de sequía en el curso 65-66 volvieron los títulos con el primer trofeo copero para Domazos en 1967, al imponerse en la gran final al Panionios por 1-0. La temporada posterior alcanzaron por primera vez en la historia del club un doblete de Liga y Copa en una de las mejores campañas de Domazos en el aspecto goleador con 9 dianas.
El conjunto ateniense era un habitual de la Copa de Europa aunque hasta la fecha no había logrado pasar de la primera ronda. Sin embargo tras ganar la Liga en la temporada 69-70 con Puskas en el banquillo, el equipo subió varios escalones y se convirtió en la gran sorpresa de la competición europea en 1971. En la primera ronda pasaron sin problemas ante el Jeunesse Esch por un global de 1-7 y en la segunda apearon al Slovan de Bratislava con Domazos marcando en la ida en Atenas. En cuartos la cosa se complicó con el Everton de Alan Ball al que se impusieron por un parcial de 1-1 gracias al valor doble de los goles en campo contrario. En semis les esperó el Estrella Roja que en Belgrado les apabulló  por un claro 4-1. Pero en la vuelta con un Apostolos Nikolaidis lleno el Panathinaikos remontó por 3-0 de la mano de Domazos, Antoniadis, Kamaras y un inspirado guardameta Konstantinou. En la final el rival fue el Ajax de Cruyff y Neeskens que les venció con suficiencia por 2-0 en Wembley. Los neerlandeses meses después declinaron participar en la Copa Intercontinental y el cuadro verde se enfrentó con Nacional aunque finalmente cayeron a doble partido por 2-3.
En 1972 el legendario mediapunta amplió su palmarés con su octava Liga a título individual tras una dura pugna con el Olympiakos aunque después de este triunfo el cuadro verde inició una 'operación renove' en la plantilla. Se marcharon jugadores importantes como Filakouris, Kamaras, Mitropoulos, Sourpis, Tomaras o Ikonomopoulos y llegó savia nueva como Juan Verón, Livathinos, Óscar Álvarez, Borivoje Đorđević y Kizas, además del excelente mister polaco Kazimierz Górski. El Panathinaikos estuvo casi un lustro sin ganar nada hasta que conquistaron otro doblete de Liga y Copa en la temporada 76-77 y la Copa de los Alpes al año siguiente. En la Liga aventajaron en dos puntos al eterno rival, mientras que en la Copa doblegaron en la final al PAOK por 2-1 y en la Copa de los Alpes se deshicieron del Budocnost, el Vllaznia Shkodër y el Slavia de Sofia.
Con 36 años en 1978 Domazos dejó la entidad por problemas con el técnico Górski y firmó por el AEK de Atenas. En el conjunto amarillo y negro con Andreas Stamatiadis en el parcela técnica y con Thomas Mavros, Christos Ardizoglou, Nikos Christidis o el yugoslavo Dušan Bajević como socios también saboreó las mieles del éxito con una nueva Liga en 1979, la última y la décima de su excelente curriculum. Sin embargo su corazón le impidió retirarse en un equipo que no fuese el Panathinaikos y con el inicio de los años 80 regresó a casa. Apenas disputó 12 partidos y al término de la campaña colgó definitivamente las botas. Para la historia del club del trébol dejó unas formidables estadísticas de 510 encuentros y 134 tantos entre los dos periodos en los que estuvo en la institución.


Grecia 1969
Panathinaikos 1971


















Con la selección helena fue internacional en 50 ocasiones con un total de cuatro dianas en su haber. Hizo su debut en un amistoso frente a Dinamarca el 2 de diciembre de 1959, donde el conjunto griego dirigido por el francés Paul Barron cayó frente a los daneses por 1-3. Su estreno en un duelo oficial tuvo que esperar un par de años cuando Grecia participó en la fase de clasificación para la Eurocopa de 1964. Domazos jugó ante Irlanda del Norte en Belfast y Alemania Occidental en Augsburgo pero sendas derrotas alejaron al equipo nacional de lograr un billete para el torneo.
Su primer gol en la selección tuvo lugar en 1963 en un amistoso contra Chipre que sirvió como preparación para la calificación del Mundial de Inglaterra que estaba a punto de comenzar. Sin embargo aquella diana lograda de penalti no sirvió para ganar el encuentro puesto que los chipriotas vencieron en casa por 3-1. En su camino para la Copa del Mundo Grecia compartió el grupo 7 de clasificación con la URSS, Gales y Dinamarca. Domazos ya era un fijo para los técnicos Petropoulos y Magiras y disputó cinco de los seis partidos. El equipo empezó muy bien con dos victorias en Atenas ante Dinamarca y Gales que les permitió liderar la tabla. Pero a continuación tres derrotas consecutivas frente a Gales y en los dos choques contra la URSS (en Moscú Domazos no actuó) les alejaron definitivamente del Mundial. Restaba una única visita a Copenhague en la que sacaron un empate para finalizar en tercera posición del grupo a un punto de Gales y a cinco de los soviéticos que acudieron a Inglaterra.
A finales de los 60 la columna vertebral del Panathinaikos también lo fue del combinado heleno. Domazos compartió vestuario en la selección con Ikonomopoulos, Loukanidis, Bellis, Kamaras o Eleftherakis pero Grecia no obtuvo premio ni para la Eurocopa de 1968 ni para el Mundial de México 1970. En la calificación para la competición europea de nuevo se toparon con una potente URSS que únicamente cedió dos puntos. Grecia a su nivel compitió muy bien y sumó dos victorias frente a Finlandia y Austria y un empate contra los finlandeses en Helsinki. Por su parte en la clasificación para el torneo azteca se quedaron a un sólo punto de hacer historia. Tuvieron rivales de peso como Rumania, Suiza y Portugal pero alcanzaron los siete puntos y fueron el equipo más goleador. Domazos se perdió por lesión los choques en su país ante Portugal y Rumania pero estuvo presente en el empate contra los lusos en Oporto con Eusebio como capitán, en el apabullante triunfo contra Suiza por 4-1 o en la igualada frente a Rumania en Bucarest donde anotó el gol heleno.
En la década de los 70 el papel de Grecia bajó muchos enteros y aunque Domazos acudió con frecuencia a la selección casi todo fueron sinsabores. Desde 1970 a 1977 vistió la camiseta del combinado nacional en 25 ocasiones y la mayoría de veces se marchó a casa sin conocer la victoria, tanto en partidos amistosos como oficiales. Muy pronto quedaron descolgados para optar al pase en los Mundiales de 1974 y 1978 y la Eurocopa de 1972 y sólo en la fase de clasificación para la Euro de 1976 tuvo una buena actuación al quedar a dos puntos de Alemania Occidental. En aquel periodo si hubo un par de alegrías en dos amistosos del año 1972 y 1974. En el primero Grecia consiguió doblegar por primera vez a Italia, al ganarles por 2-1 en El Pireo con un gran partido de Domazos, Antoniadis y Pomonis. En el segundo los helenos viajaron a Brasil para enfrentarse a la verde-amarela en Maracaná. Los brasileños que alinearon a Leao, Rivelino, Jairzinho, Luiz Pereira o Clodoaldo no pudieron imponerse a una selección griega donde además de Domazos destacaban Antoniadis, Sarafis, Synetopoulos o Eleftherakis.
El mítico mediapunta se despidió del equipo nacional en 1980 en un homenaje que le tributaron con Australia como adversario. El encuentro disputado en la capital Atenas concluyó empate a tres y uno de los tantos llevó la rúbrica de Domazos.

En su vida posterior al fútbol ha sido un hombre de negocios y en ocasiones ha escrito artículos de opinión en varios medios deportivos griegos.

En 2004 fue uno de los encargados de transportar la antorcha olímpica en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada