sábado, 8 de noviembre de 2014

José Ely de Miranda 'Zito "El gerente de Valle del Paraíba"

La nómina de excelentes medios que ha tenido Brasil es extensísima, desde Danilo Alvim en los 50 a Mauro Silva en los 90, pasando por Bauer, Clodoaldo, Toninho Cerezo o Dunga, pero el único que ha sido doble campeón del mundo en 1958 y 1962 ha sido Zito. Nacido el 8 de Agosto de 1932 en Roseira, Valle del Paraíba (Brasil), se desempeñaba como centrocampista defensivo. Futbolista muy completo, tanto su labor para crear juego como para destruir era fantástica. Dinámico, fuerte, eficaz y bregador tenía buena técnica y un magnífico dominio del esférico. Se le conocía como el "Gerente" por su carácter y liderazgo dentro del terreno de juego.

Marcando de cabeza en la final del Mundial 62
Comenzó a jugar al fútbol en equipos de su localidad como el E.C. Roseiras, el Estudiantes de Pindamonhangaba o el São Paulo de Pindamonhangaba. A continuación vistió la camiseta del Esporte Clube Taubaté durante tres temporadas y en 1952 con 20 años firmó por el Santos. Allí viviría la etapa más esplendorosa de la historia de la entidad en la que se convirtieron en el mejor equipo del planeta.
Con su llegada y antes de la aparición de Pelé, el conjunto santista ya disponía de una escuadra en la que destacaban Tite, Vasconcelos, Del Vecchio, Álvaro, Antoninho o el arquero Manga. Debutó en un choque ante el Río Madureira en Vila Belmiro que se resolvió con victoria del Santos por 3-1. Sin embargo sus primeras campañas en el Santos las pasó como suplente de Chico Formiga y no fue hasta 1956 cuando se hizo con un puesto en la alineación.
El cuadro santista había conquistado el Campeonato Paulista el año anterior y ese curso lo revalidaría por delante de São Paulo. Pelé ya formaba parte del primer equipo y los éxitos las temporadas posteriores fueron una constante. En la media tuvo como inseparable a Mengalvio, siendo el objetivo de ambos construir fútbol y servir balones al fabuloso ataque formado por Dorval, Coutinho, Pelé y Pepe. El resto del once lo formaban Gilmar en el marco y Lima, Mauro, Calvet y Dalmo en la zaga.
Se obtuvo otro Campeonato Paulista en 1958 pero la gran hegemonía tuvo lugar en los inicios de la década de los 60. El técnico Lula construyó un equipo rocoso, competitivo y repleto de calidad que enamoró a aficionados en su país y en el resto del mundo. De esta forma adornaron las vitrinas del club los trofeos del Campeonato Paulista de 1960, 1961 y 1962 y las Taças de Brasil del año 1961 donde vencieron en la final a Bahía y la del año siguiente en la que doblegaron a Botafogo tras avasallarles en el choque de vuelta por 0-5.
Pero si el año 1962 es muy recordado en la historia del Santos no es por estos títulos, sino por la conquista por primera vez de la Copa Libertadores. En su camino hacía el triunfo se deshicieron de Cerro Porteño y Deportivo Municipal en la primera fase y de Universidad Católica en semifinales. En la final derrotaron al vigente campeón Peñarol tras un duelo de desempate en Buenos Aires. Este entorchado les permitió disputar el cetro mundial de clubes tras el verano frente al Benfica de Eusebio. La ida en Maracaná se resolvió por 3-2 a favor del Santos y en la vuelta en Lisboa el capitán Zito completó una de sus mejores actuaciones con la camiseta alvinegra. Sirvió en bandeja dos tantos a Pelé y Coutinho y el Santos aplastó al Benfica en su estadio por 2-5 para coronarse campeón de la Copa Intercontinental.
En 1963 la temporada del Santos fue similar y a la Taça de Brasil conseguida ante Bahía le siguieron otra Copa Libertadores y otra Copa Intercontinental. En el torneo sudamericano ni Botafogo en semis ni un Boca Juniors con Marzolini, Simeone, Rattin o Sanfilippo pudieron contenerles en el objetivo de reconquistar la Libertadores. Mientras que en la Intercontinental quien hincó la rodilla fue el Milan. En la ida en San Siro los locales se impusieron por 4-2 y en la vuelta en Maracaná se dio el mismo resultado a favor del Santos. Por ello se tuvo que recurrir a un desempate dos días más tarde en el templo de Río de Janeiro donde un solitario gol de penalti de Dalmo dio el título al equipo capitaneado por Zito.
El curso venidero no se logró el tercer entorchado seguido en la Libertadores al caer contra Independiente de Avellaneda pero se continuó reinando en casa al vencer en el Campeonato Paulista y la Taça de Brasil. El centrocampista de Roseira aún ampliaría su curriculum con dos Campeonatos Paulistas más, en 1965 al superar a Palmeiras y en 1967 tras imponerse a São Paulo, poco antes de poner fin a una trayectoria fantástica. Se retiró con 35 años y después de haber jugado 727 partidos y anotado 57 goles con la zamarra santista.

Brasil 1958
Santos 1962











Con la Selección brasileña fue internacional en un total de 46 partidos, marcando tres tantos. Debutó en un choque de la Copa Oswaldo Cruz de 1955 que les enfrentó a Paraguay con un resultado de 3-3. Zito salió sustituyendo a Roberto Belangero y con ese empate el equipo brasilero se alzó con el título. Un año después se disputó el Campeonato Sudamericano en Uruguay donde fue convocado por el seleccionador Osvaldo Brandao para el torneo. Únicamente jugó el encuentro ante Chile en el que Brasil dejó una pobre imagen al ser goleada por 1-4. El resto de la competición tampoco fue mucho mejor y la verde-amarela finalizó en cuarto lugar.
En 1957 el Campeonato Sudamericano tuvo como sede Perú. De nuevo Brandao le incluyó en la lista pero la historia de la edición anterior se repitió al alinearle solo en un duelo. Fue en la cuarta jornada ante Uruguay que derrotó a Brasil por 3-2 en una gran tarde de Luis Campero. Ese triunfo charrúa resultó clave en el devenir del torneo puesto que los brasileños ocuparon la segunda posición del Campeonato a solo dos puntos de Argentina.
Unos meses después precisamente se enfrentaron a la albiceleste en la Copa Roca. El primer partido en Maracaná supuso además el debut de Pelé que no tuvo un gran estreno al llevarse Argentina el choque por 1-2. El segundo encuentro se jugó en Pacaembú y en él llegó la primera victoria oficial para Zito con la Selección. Un tanto de Altafini y otro de Pelé dieron el triunfo por 2-0 con el que conquistaron el torneo.
En el verano de 1958 se celebraba la Copa del Mundo en Suecia. El seleccionador por entonces era Vicente Feola cuya primera decisión fue dejar en el banquillo a Zito. Sin embargo a partir de la tercera jornada de la fase de grupos sentó a Dino Sani y dio una oportunidad al medio del Santos que no desaprovechó. Su pareja en el centro del campo fue Didí, formando un fantástico binomio que resultó clave para el éxito en tierras escandinavas. Brasil cayó en el grupo 4 con Austria, Inglaterra y la URSS. Con Zito aún fuera del once se ganó a Austria y se empato con Inglaterra. El duelo ante la URSS era importante para conocer al líder de grupo y gracias a dos goles de Vavá se doblegó a los soviéticos. En cuartos el adversario fue una dura Gales con Ivor Allchurch y Cliff Jones al frente al que un solitario tanto de Pelé dejaría fuera. Las semifinales en el estadio Rasunda les hizo verse la caras con una poderosa Francia liderada por Kopa y Fontaine. Zito cuajó una buena actuación y tras la victoria por 5-2 el conjunto brasileño disputaría la primera final del torneo. Su rival fue el equipo anfitrión con una de las mejores generaciones de su historia. Bergmark, Liedholm, Hamrin, Gren o Skoglund dieron mucha batalla sobre todo en la primera mitad. Sin embargo el plantel con los Djalma Santos, Nilton Santos, Zito, Didí, Garrincha, Pelé o Vavá impuso su calidad y se impuso por 5-2. Brasil ocho años después del "Maracanazo" pudo levantar la Copa Jules Rimet.
Zito acudió a su tercer Campeonato Sudamericano en 1959. Fue de la partida en los enfrentamientos ante Perú, Chile y Bolivia que se resolvieron con un empate y dos victorias respectivamente. En la última jornada debían vencer a los anfitriones en el Monumental pero el empate a uno final les apartó del título. Los años venideros hasta el siguiente Mundial el conjunto brasileño disputó otros torneos como la Copa O'Higgins o la Copa Oswaldo Cruz. En la primera jugaron ante Chile en Maracaná donde se impusieron con un contundente 7-0. Mientras que en las ediciones de la segunda en 1961 y 1962, vencieron a Paraguay por un global de 2-5 y 10-0.
El Mundial de Chile de 1962 fue un auténtico reto para el combinado brasileño. El objetivo era revalidar el título, algo que solo había conseguido Italia en 1934 y 1938. Para ello contaba con un elenco de estrellas lideradas por Pelé y Garrincha. Zito era un fijo para Aymoré Moreira que seguía confiando en su dúo con Dídi en el medio. Los rivales en la primera fase de nuevo no eran sencillos al tener como compañeros de grupo a México, Checoslovaquia y España. En la primera jornada se ganó con facilidad a México pero en la segunda Checoslovaquia demostró su poderío al lograr una igualada. El choque además dejó una pésima noticia para los brasileños que vieron como Pelé caía lesionado para toda la competición. El encuentro ante España iba a ser decisivo y se empezó perdiendo. Los españoles pudieron aumentar su ventaja pero les fue anulado un tanto por el colegiado local Bustamante. Ya en la segunda mitad Garrincha hizo diabluras por la banda y un astro en ciernes como Amarildo dio la vuelta al marcador. En cuartos en Viña del Mar los ingleses se vieron impotentes para detener a los brasileños y cayeron por 3-1. Una ronda más tarde el contrincante fue Chile apoyado por 77.000 hinchas en Santiago. Pero Brasil se impuso al ambiente y con doblete de Garrincha y Vavá pasó a la final. De nuevo jugarían contra Checoslovaquia, el único rival al que no habían vencido. Masopust adelantó a los centroeuropeos pero Amarildo igualó pronto. En la segunda mitad Zito que era el dueño del mediocampo junto a Didí marcaría el tanto más importante de su vida. Él mismo robó un balón y avanzó con fuerza y determinación por el carril del 10. A continuación abrió a la izquierda donde estaba Amarildo, que tras recortar centró al segundo palo para que el medio del Santos de cabeza situase el 2-1. Ocho minutos más tarde Vavá batió de nuevo a Schrojf y Brasil conseguía la segunda estrella.
Los últimos partidos de Zito con la casaca verde-amarela fueron en la Copa Roca de 1963 donde vencieron a Argentina, y varios amistosos ante Portugal, Francia y Alemania Federal ese año y Perú, Checoslovaquia y Escocia en 1966.

Su vida posterior al fútbol ha seguido ligada al Santos donde ha sido entrenador asistente, director ejecutivo de fútbol o vicepresidente. Fue uno de los responsables de la llegada de Robinho, Diego o Neymar al club santista cuando eran muy jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada