lunes, 28 de julio de 2014

La Selección española en el Mundial de 1938


La Selección española de fútbol no pudo acudir al Mundial de Francia en 1938 al estar el país inmerso en una Guerra Civil desde hacía dos años. El conflicto bélico impidió a una gran generación de futbolistas acudir al torneo más importante donde hubiera partido entre los favoritos. Jugando a ser seleccionador intentaremos realizar una lista con los jugadores que podrían haber defendido al combinado hispano en aquella Copa del Mundo.

Los últimos encuentros oficiales de la selección española antes del estallido de la Guerra Civil tuvieron lugar en una gira que se hizo por Centroeuropa. A finales de abril de 1936 el equipo viajó a Checoslovaquia y Suiza para enfrentarse a ambos combinados. En Praga el día 26 el cuadro hispano cayó por la mínima frente a un conjunto checo en el que destacaba el portero Planicka, el extremo Puc o el delantero Nejedly. Una semana después se desplazaron a Berna y esta vez si lograron el triunfo con solvencia por 0-2. En aquella convocatoria figuraron como porteros Blasco y Guillermo Eizaguirre, Zabalo, Aedo, Ciriaco, Quincoces como defensas, Zubieta, Muguerza, Roberto, José Vega, Lecue y Pedro Blanco en la línea media y Vantolrá, Luis Regueiro, Herrerita, Campanal, Lángara y Gorostiza para el frente de ataque.

Selección española en Berna (Suiza) en 1936

Durante la Guerra Civil se celebraron dos encuentros contra Portugal en 1937 y 1938 que la FIFA no reconoce como oficiales. Los enfrentamientos fueron acordados como propaganda política para el General Franco y el primer ministro luso Antonio de Oliveira Salazar, buscando además estrechar lazos entre ambos países. La “España Libre” tuvo que llamar con urgencia a varios jugadores que estaban en el frente, incluyendo al seleccionador Amadeo García de Salazar recién llegado de combatir por el norte de la península. El primer duelo fue en Vigo el 28 de Noviembre de 1937 y el once hispano que vistió de azul lo integraron Guillermo Eizaguirre, Ciriaco, Quincoces, Aranaz, Vega, Ipiña, Epi, Chacho, Vergara, Gallart y Vázquez. La falta de preparación de los jugadores españoles quedó patente desde el primer minuto y los portugueses se hicieron con la victoria (1-2) por primera vez ante sus vecinos. El segundo encuentro se disputó en Lisboa el 30 de Enero de 1938 y de nuevo los lusos lograron la victoria con un solitario tanto de Sousa. El cuadro hispano formó con Guillermo Eizaguirre, Ciriaco, Quincoces, Peral, Soladrero, Germán, Epi, Vergara, Campanal, Herrerita y Vázquez. Para ver el siguiente encuentro de la selección española tuvieron que pasar tres años y casualmente fue otra vez contra Portugal en la capital lisboeta. 

Las competiciones nacionales (Liga y Copa) se detuvieron por el conflicto bélico pero en España no se dejó de jugar al fútbol. En la zona mediterránea se creó la Liga Valencia-Cataluña en la que participaron equipos como el F.C. Barcelona, Valencia, Levante o CD Español a principios de 1937. Al término de este torneo se celebró la Copa de la España Libre que conquistó el Levante en el verano del mismo año. Además también se disputó el Campeonato de Cataluña en 1937 y 1938, la Liga Catalana y se organizaron un par de partidos a nivel regional entre Cataluña y Valencia.

Otros conjuntos como la Selección de Euskadi o el F.C. Barcelona aprovecharon para realizar giras por diferentes lugares del mundo. El equipo vasco en el que figuraban leyendas del fútbol español como Iraragorri, Lángara, Gorostiza, Luis Regueiro, Cilaurren o Muguerza jugaron partidos en Paris, Moscú, Oslo o Copenhague y luego se marcharon a América para enfrentarse a escuadras mexicanas o cubanas. Mientras que el club catalán con el técnico Patrick O’Connell a la cabeza y jugadores de la talla de Vantolrá, Urquiaga, Zabalo o Balmanya viajó a México y Estados Unidos huyendo de la guerra y buscando ingresos que salvasen su maltrecha economía. 

F.C. Barcelona en la gira por América
Selección de Euskadi en México en 1937














Con todo ello una posible lista de 22 jugadores confeccionada por el seleccionador Amadeo García de Salazar y dirigida por el técnico entonces “Moncho” Encinas para el Mundial de 1938 podría haber estado formada por Blasco (Club Deportivo Euzkadi), Nogués (F.C. Barcelona) y Guillermo Eizaguirre (Sevilla) en portería, Quincoces (Real Madrid) Zabalo (F.C. Barcelona), Ciriaco (Real Madrid) y Aedo (Club Deportivo Euzkadi) en la zaga, Cilaurren (Club Deportivo Euzkadi), Muguerza (Club Deportivo Euzkadi), Zubieta (Club Deportivo Euzkadi), Lecue (Real Madrid), Ipiña (Athletic Club) y Gabilondo (Atlético de Madrid) como medios y Vantolrá (Atlante), Epi (Donostia FC) Luis Regueiro (Club Deportivo Euzkadi), Campanal (Sevilla), Lángara (Club Deportivo Euzkadi), Iraragorri (Club Deportivo Euzkadi), Herrerita (Real Oviedo), Gorostiza (Athletic Club) y Emilín (Real Oviedo) en la zona ofensiva. Hay que recordar que hombres importantes en el anterior Mundial de Italia como Ricardo Zamora, Ramón Lafuente o Martín Marculeta habían colgado las botas recientemente.

Sin duda el equipo español hubiera podido presentar batalla a la Italia de Pozzo, Meazza y Piola, a la Hungría de Sarosi y Zsengeller, al Brasil de Domingos, Leonidas y Zezé Procopio o a la Checoslovaquia de Puc, Nejedly y Planicka. Una execrable Guerra Civil lo evitó.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada