sábado, 3 de mayo de 2014

Antonis Antoniadis "El hombre alto"

Estrella del fútbol heleno en la década de los 70 ganó en cinco ocasiones el trofeo de máximo goleador de la Liga griega (1970, 1972, 1973, 1974 y 1975). Además guió junto con su compatriota "Mimis" Domazos al Panathinaikos entrenado por Puskas a la final de la Copa de Europa en 1971, siendo el mejor realizador de la competición con 10 dianas. Nacido el 26 de Mayo de 1946 en Petrohori (Grecia), se desempeñaba como delantero centro. Futbolista vigoroso y luchador, destacaba por su excelente juego aéreo, el manejo de las dos piernas y su astucia dentro del área. En el panorama futbolístico fue conocido como "El hombre alto" por su 1,90 m de estatura.

Con la camiseta del Panathinaikos
Empezó su carrera en el Skoda Xanthi al que llegó en edad juvenil debutando en la Segunda División griega. Permaneció dos temporadas (1966-1968), siendo en la última de ellas el máximo realizador de la Beta Ethniki con 24 dianas. Esto llamó la atención de varios clubes de prestigio en su país y comenzó a recibir ofertas. Una de ellas fue del Panathinaikos que finalmente se hizo con sus servicios en el verano de 1968.
El fichaje causó asombro entre los aficionados que desconfiaban de Antoniadis pero pronto el delantero encandiló a los hinchas del Panathinaikos con sus goles y trabajo. Su primera campaña no pudo ser más exitosa al conquistar el conjunto verde la Liga y la Copa en la campaña 1968-1969. En el torneo doméstico tuvieron una lucha de poder a poder con el Olympiakos al que distanciaron en dos puntos y en la competición copera tras empatar a uno con el eterno rival en una final sin Antoniadis una moneda les dio el título.
La siguiente temporada se inició con una victoria en la recién creada Supercopa griega frente al Aris Salónica por 2-1 y se revalidó el título de Liga después de superar al AEK de Atenas y Olympiakos. Antoniadis ya se hizo con un puesto de titular en el once y logró su primer trofeo de mejor realizador del campeonato con 25 tantos.
En el año 1971 el cuadro capitalino se centró en la Copa de Europa y no llegó ningún título nuevo a las vitrinas del club. Su participación en la máxima competición continental sorprendió a muchos y alcanzaron la final tras un brillante papel en las rondas previas. Se estrenaron en el torneo frente al Jeunesse Esch luxemburgués al que apearon tras un global de 1-7 (Antoniadis marcó un gol en la ida y cuatro en la vuelta). A continuación en octavos su rival fue el Slovan Bratislava que cayó por 3-0 (una diana del delantero de Petrohori) en Atenas y no pudo remontar en su feudo pese al a victoria por 2-1 (el gol griego obra de Antoniadis). En cuartos tuvieron enfrente al Everton de Kendall, Ball o Morrissey logrando un importante empate a uno en tierras inglesas gracias al gol de Antoniadis a falta de diez minutos para la conclusión del encuentro. En Atenas aguantaron las embestidas finales del Everton y con el 0-0 se clasificaron para semifinales. Allí el Estrella Roja con un gran poderío ofensivo les endosó un 4-1 en la ida que dejaba las cosas muy cuesta arriba para los griegos. Sin embargo en uno de los mejores partidos de la historia del club realizaron la proeza de remontar y con un 3-0 con doblete de Antoniadis se ganaron el pasaporte para la final en Wembley. Un joven Ajax que iniciaría un periodo hegemónico en Europa a partir de entonces derrotó al equipo de Puskas por 2-0. Suurbier, Neskens, Keizer, Swart y sobre todo Cruyff lideraban la máquina engrasada por el técnico Rinus Michels que practicaba un fútbol espectacular. El Panathinaikos con una alineación formada por Economopoulos, Tomaras, Vlachos, Eleftherakis, Kamaras, Sourpis, Grammos, Fylakouris, Antoniadis, Domazos y Kapsis luchó lo indecible pero no pudo superar al magnifico cuadro de Ámsterdam.
El curso posterior trajo consigo un nuevo triunfo para el Panathinaikos en su país y reconquistó la Liga en la mejor temporada a nivel de números de Antoniadis. El artillero marcó 39 goles y obtuvo su segundo premio de máximo realizador liguero. El cuadro ateniense se marchó en la clasificación en los primeros compases y ni Olympiakos ni AEK de Atenas pudieron darle caza. A partir de entonces la sequía en la competición doméstica duraría un lustro donde el Panathinaikos no conquistaría el título.
Antoniadis consiguió sus otros tres trofeos de mejor delantero de la Liga griega de forma consecutiva en 1973, 1974 y 1975. Marcó 22, 26 y 20 goles respectivamente que no sirvieron para que su equipo se alzase con la Liga, después de acabar el Panathinaikos cada temporada en tercer, segundo y quinto lugar.
En 1977 con el polaco Kazimierz Górski en el banquillo se cortó la racha de varios años sin triunfos con un doblete. La Liga se decidió en la última jornada donde Olympiakos y PAOK también tuvieron posibilidades de alirón y en la Copa doblegaron en una emocionante final al PAOK por 2-1 en el estadio Karaiskakis. Esta fue la penúltima campaña de Antoniadis en el Panathinaikos puesto que al término de la temporada 1977-1978 con una Copa de los Balcanes bajo el brazo y tras diez cursos, abandonó el club con destino Olympiakos. Se marchó como uno de los mejores jugadores de la historia verde y dejando un magnífico bagaje de 187 tantos en 242 partidos.
Hubo aficionados que no le perdonaron su fichaje por los rojiblancos aunque su estancia en el Olympiakos fue muy breve y después de 13 partidos y 7 goles en la campaña 1978-1979 firmó por el Atromitos. En el conjunto blanquiazul estuvo dos temporadas cuando se encontraba en la categoría de plata y en 1981 decidió regresar al club de su vida para retirarse. Disputó varios choques con el Panathinaikos en el curso 1981-1982 y con 36 años recién cumplidos se retiró de los terrenos de juego.


Grecia 1972
Panathinaikos 1971


















Con la Selección de Grecia fue internacional en 22 ocasiones logrando 6 tantos. Fijo durante siete años (1970-1977) en el equipo nacional debutó en la fase de clasificación para la Eurocopa de 1972. Lo hizo en el duelo que enfrentó a Malta y Grecia en La Valleta y que concluyó con empate a un gol. También disputó el partido de esta calificación ante Inglaterra en Atenas donde cayeron por 0-2, ocupando finalmente el tercer lugar de la liguilla y no consiguiendo billete para el torneo continental.
Su primer gol se produjo unas fechas antes en un choque amistoso contra Bulgaria. Concretamente fue el 17 de Noviembre de 1971 en Sofía y Antoniadis inauguró el marcador con un tanto en el minuto 63. La felicidad no pudo ser plena para el delantero puesto que encuentro terminó empate a dos. Sin embargo su segundo gol en el combinado heleno si ayudó para obtener una de las mayores victorias de Grecia en la década de los 70. Tuvo lugar en un amistoso ante la Italia de Zoff, Mazzola, Facchetti o Riva que cayó en el estadio Karaiskakis por 2-1. Antoniadis superó a Zoff al inicio del duelo y pese al empate de Boninsegna, un tanto de Pomonis dio el triunfo a los griegos.
La siguiente cita de Grecia en la búsqueda de un billete hacía una gran competición fue para el Mundial de Alemania en 1974. Encuadrados en el grupo 7 con España y Yugoslavia fracasaron en el intento y no lograron ni un sólo punto. Antoniadis formó parte del equipo en la derrotas ante Yugoslavia en Belgrado por 1-0, España en casa por 2-3 y de nuevo el equipo español en Málaga por 3-1, logrando él la diana de su equipo.
Uno de los momentos más emocionantes para el delantero de Petrohori fue su visita a Maracaná para jugar un amistoso ante Brasil. Los griegos dirigidos por Alketas Panagoulias viajaron a Río con Antoniadis y Domazos como estrellas y cosecharon un empate a cero ante la verde-amarela de Leao, Rivelino, Jairzinho o Leivinha. Este resultado les dio moral para afrontar la calificación para la Eurocopa de 1976 donde esta vez se quedaron muy cerca de obtener el pase. Compartieron grupo con Bulgaria, Malta y Alemania Occidental y por sólo dos puntos no lideraron el grupo. Antoniadis anotó en los dos choques contra los búlgaros pero se perdió los enfrentamientos contra Alemania que acabaron en empate, resultando vitales para la clasificación de los teutones.
Se despidió de la selección el 28 de Mayo de 1977, en la última jornada de la calificación para el Mundial de 1978. Rendían visita a Hungría en un encuentro que repartía el último billete para Argentina pero los magiares desde el primer minuto se mostraron superiores. El tanteo final fue de 3-0 con unos excepcionales Nyilasi y Fazekas quedándose Grecia a las puertas de su primera Copa del Mundo.

En 1969 obtuvo la Copa del Mundo Militar disputada en Atenas con Grecia. Los helenos superaron a Iraq y Corea del Norte en la fase de grupos, Irán en semifinales y Argelia en una polémica final.

Su vida posterior siguió ligada al fútbol siendo presidente del sindicato de jugadores griegos desde 1980 a 2008 y luego como directivo del Panathinaikos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada