jueves, 26 de diciembre de 2013

Kim Joo-Sung "La melena más famosa del fútbol asiático"


Una de las máximas figuras surcoreanas y asiáticas de toda la historia. Elegido durante tres años consecutivos (1989, 1990, 1991) futbolista más destacado de su continente, la IFFHS le designó tras su compatriota Bum Kun Cha como el jugador más valorado en Asia en el pasado siglo. En el mundo del balompié fue conocido como "Caballo Loco". Nacido el 17 de Enero de 1966 en Yangyang, provincia de Gangwon (Corea del Sur), fue un futbolista muy polivalente que podía jugar como delantero, mediapunta y extremo, aunque en sus últimos años se retrasó para jugar como defensa. Rapidísimo, muy potente y habilidoso, tenía un  excelente disparo con ambas piernas y un gran sentido de la colocación.

En la selección surcoreana
Comenzó su carrera en el equipo de fútbol de la Universidad Chosun de Gwangju a los 17 años. Allí permaneció hasta 1986, momento en que ficha por los Daewoo Royals. En su primera temporada con el conjunto de Busan es galardonado con el premio de jugador novato del año, marca 10 tantos y además estrena su palmarés con el título de Liga. Dominaron el campeonato y aventajaron en seis puntos al Pohang Steelers. En los cursos venideros el nivel del equipo bajó y no volvieron a pelear por el titulo hasta 1990, momento en que fueron subcampeones por detrás del FC Seúl. Al año siguiente "Caballo Loco" tiró del equipo y regresaron a la senda de los éxitos con el campeonato de Liga. Kim fue declarado mejor jugador de la temporada y guió a los Daewoo Royals al tercer entorchado de su historia. En 1992, decidió iniciar una aventura en el viejo continente y aceptó una de las numerosas propuestas que le llegaron, marchándose a la Bundesliga para firmar por el Bochum. En el cuadro teutón tuvo como compañeros a Thomas Kempe, Darius Wosz, Rob Reekers, Frank Heinemann o el soviético Volodymyr Lyutyi pero la campaña 92-93 fue mala y no evitaron el descenso al acabar en antepenúltimo lugar en la tabla. La temporada siguiente se marcaron como objetivo prioritario el ascenso y lo lograron. Kim anotó cuatro goles y conquistaron el campeonato de la 2.Bundesliga por delante de Bayer Uerdingen y 1860 Munich.
Una grave lesión en la rodilla después del Mundial le hizo tomar la decisión de abandonar el Bochum y volver a casa, a las filas del Daewoo Royals. En 1997, ya jugando como defensa central y en el ocaso de su carrera conquistaron la Liga por un sólo punto de distancia con los Chunnam Dragons y además repitió galardón de futbolista más destacado del año. Estuvo dos temporadas más en activo en su nueva faceta como defensor y se retiró en 1999. La institución de Busan le rindió un gran homenaje y decidió retirar para siempre la camiseta con su dorsal número 16.


Corea del Sur 1990
Bochum 1993-1994


Con la Selección de Corea del Sur fue internacional en 77 ocasiones con 14 tantos en su haber. Debutó el 21 de Julio de 1985 en plena fase de clasificación para el Mundial de México de 1986. Los Diablos Rojos se enfrentaban a Indonesia y "Caballo Loco" marcó el 2-0 con el que finalizó el duelo. También disputó el encuentro de vuelta de la ronda final ante Japón en el que los surcoreanos obtuvieron el pase a la Copa del Mundo tras vencer en Tokio y Seúl. 
Kim asistió al Mundial y allí fue titular en los encuentros de la liguilla donde se vieron las caras con Argentina, Italia y Bulgaria. Los rivales eran durísimos y se despidieron del torneo con un sólo punto, después de perder 3-1 con la albiceleste, 2-3 con la azzurra y empatar a uno con los búlgaros en el estadio Olímpico Universitario de la capital.
Unos meses más tarde, en octubre, formó parte del equipo nacional que participó en los Juegos Asiáticos. Celebrados en su país se mostraron muy superiores a todos los equipos del continente y alcanzaron la final con facilidad. En ella tuvieron enfrente a Arabia Saudí que no pudo hacer nada para evitar la victoria cómoda de Corea del Sur por 2-0. Aquella tarde el plantel fue el formado por Byung-Deouk Cho, Young-Jeoung Cho, Min-Gook Cho, Jong-Boo Kim, Pyung-Seok Kim, Chang-Seon Park, Sam-Soo Kim (Soo-Jin Noh), Gwang-Rae Cho, Byung-Joo Byun, Joo-Sung Kim y Soon-Ho Choi. Un año después, en 1987, también alzaron la Copa Presidente en los penaltis contra Australia y en 1988 Kim fue convocado para los Juegos Olímpicos de Seúl.
La afición esperaba una gran actuación al ser el equipo anfitrión pero de nuevo el sorteo no les fue favorable y quedaron emparejados con la URSS, Estados Unidos y Argentina. Los dos primeros choques ante soviéticos y americanos se saldaron con dos empates sin goles y de esta forma llegaron vivos al partido ante Argentina. Sin embargo los pupilos de Carlos Pachamé no dieron lugar a la sorpresa y ganaron por 1-2, apeando a los coreanos de los Juegos. En diciembre del mismo año Kim contó para el seleccionador Lee Hoe-Taik que lo llevó a la Copa de Asia.
En primera ronda tuvieron como contendientes a Irán, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Japón y lideraron el grupo por delante de todos ellos con 8 puntos y dos goles del delantero de Yangyang. En semis se deshicieron de China y en la final otra vez Arabia Saudí sería el rival. Esta vez la historia fue diferente y los árabes levantaron el título tras vencer en los penaltis por 3-4, en una edición en la que Kim Joo-Sung fue designado mejor jugador del torneo.
En la clasificación para el Mundial de 1990 los Tigres de Asia ganaron el billete comandando la fase final y en tierras italianas con "Caballo Loco" en la expedición se enfrentaron a España, Bélgica y Uruguay. El papel fue muy pobre y se marcharon con 0 puntos, tres derrotas y sólo un tanto anotado ante los españoles. Kim no tuvo una de sus mejores actuaciones y recibió críticas de parte de la hinchada y del técnico Lee Hoe-Taik.
Tres años después Kim que militaba en el Bochum ayudó al combinado nacional en su objetivo de llegar al Mundial de Estados Unidos. Primeros en el Grupo D asiático, sufrieron mucho en la liguilla final para lograr una de las dos plazas con acceso al torneo mundialista. En la última jornada vencieron a sus vecinos del norte por 3-0 y gracias al empate de Japón en Irak consiguieron el pasaporte.
En Estados Unidos Kim siguió siendo un fijo en las alineaciones de Kim Ho y actuó de inicio en todos los encuentros. Les acompañaban en su grupo la España de Javier Clemente, la Alemania con Klinsmann o Matthaus y la sorprendente Bolivia dirigida por Xavier Azkargorta. En el estreno sacaron un meritorio empate a dos ante España que a la hora de encuentro mandaba por 2-0. Luego frente a los bolivianos el choque de nuevo terminó en tablas y así llegaron al último duelo contra los teutones con las opciones intactas para clasificarse. En el Cotton Bowl de Dallas perdían por 3-0 al descanso y una gran reacción les hizo ponerse con 3-2, aunque finalmente no tuvieron oportunidad de culminar la remontada y fueron eliminados.
Kim Joo Sung vistió la casaca del equipo nacional por última vez en la Copa de Asia de 1996. Pasaron con solvencia la primera fase pero en cuartos de final Irán con un excelente Ali Daei les pasó por encima y cayeron derrotados por 6-2, siendo el último partido internacional de "Caballo Loco". 

Al finalizar su labor sobre los terrenos de juego ejerció como entrenador asistente del Busan Daewoo Royals durante el año 2000. Sólo estuvo unos meses en el cargo y posteriormente empezó a preparase en el extranjero para trabajar en los despachos. 

En 2004 la Asociación de Fútbol Coreana le contrató para ocupar el puesto de Director de Relaciones Internacionales que sigue desempeñando a día de hoy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada