viernes, 22 de marzo de 2013

Mario 'Atómico' Boyé "Un cañon en cada pierna"


La hinchada de Boca siempre apreció a Mario Boyé y uno de los cánticos en su honor decía lo siguiente: "yo te daré...te daré niña hermosa...te daré una cosa...una cosa que empieza con B...BOYÉ". Hoy en día los más viejos del lugar aún recuerdan sus cañonazos y se mantiene como el 5º máximo goleador de la historia de la entidad. Nacido el 30 de Julio de 1922 en el barrio de Colegiales en Buenos Aires (Argentina), se desempeñaba como extremo diestrodestacaba por la potencia de sus disparos y sus tremendos cabezazos. Además era rápido y muy hábil en los desmarques buscando los espacios libres entre los defensas para rematar. Su gran defecto es que no tenía una especial habilidad con el balón en los pies. Se le puso el apelativo de 'Atómico' por sus tremendos latigazos y según cuenta la leyenda porque en una ocasión anotó un tanto rompiendo la red del marco y en otra debido a que causó un esguince al portero de Vélez Román cuando intentó detener un lanzamiento de falta suyo desde 40 metros.

Boyé anota frente a Platense
Ingresó en la cantera de Boca Juniors desde muy joven en 1936 jugando prácticamente en todas las categorías hasta llegar al primer equipo con 18 años. Debutó el 8 de Junio de 1941 frente a Independiente en un partido que terminó 2-1 a favor de "El rojo". Su entrada en el plantel vino a ocupar el hueco dejado por Varallo y Tarascone ya retirados, a los que sustituye con éxito. Rápidamente se convirtió en un referente de Boca en una época en que tienen que lidiar con el magnífico River Plate de los años 40 comandados por la delantera mítica de "La máquina". Sus dos primeros años en la élite ve como "Los millonarios" conquistan el Campeonato Argentino pero las cosas cambiaron en 1943 y 1944. La primera Liga la consiguen tras vencer a Ferro Carril Oeste por 0-2 en la última jornada y mantener la ventaja que tenían de 1 punto sobre River mientras que en la segunda aventajan en 2 puntos al conjunto de la banda roja y se proclaman campeones al derrotar a Racing por 3-0 en la fecha 30 del torneo. Los años posteriores no corren la misma suerte y se tienen que conformar con el 2º puesto en 1945, 1946 pese a que Boyé se erige máximo goleador con 24 tantos y 1947, aunque al mismo tiempo logran otros trofeos de importancia como la Copa Carlos Ibarguren (1944), Copa Competencia Británica (1945) o Copa Fraternidad (1946). "Atómico" permaneció en las filas "xeneizes" hasta 1949 momento en que es traspasado al Genoa italiano donde pronto confirmaron sus dotes de goleador y le pusieron el apelativo de "Il matadore". Disputó una única campaña con la entidad genovesa en la que se proclamó mejor artillero del equipo con 12 tantos ayudando a que no pasase apuros para mantenerse en la Serie A. Tras jugar unos amistosos con Millonarios de Bogotá regresó a Argentina para incorporarse a Racing Club. Con "La Academia" levanta dos títulos de Liga consecutivos en 1950 y 1951, este último tras un desempate con Banfield que se decide en el partido de vuelta gracias a un gol suyo en el minuto 46 que pone el 0-1 final. Más tarde en 1954 fichó por Huracán con los que juega el curso 1954-1955 y a continuación vuelve a Boca para retirarse con 33 años en Marzo de 1956 dejando un bagaje total entre las dos épocas de 208 encuentros y 112 goles.   


Argentina en la Copa América 1947
Boca Juniors 1943


Con la Selección Argentina fue internacional en 17 encuentros con una cifra de 7 tantos. Convocado para la Copa América de 1945 allí hizo su estreno con la "albiceleste" en el segundo partido ante Ecuador al que vencieron por 4-2. También estuvo presente en el once contra Colombia en el que anotó un gol (9-1), frente Chile (1-1) y ante Uruguay (1-0) que les dio el título por delante de Brasil. También estuvo presente en las dos siguientes Copa América obtenidas por Argentina de forma consecutiva en 1946 y 1947. En la celebrada en casa únicamente jugó 40 minutos ante Paraguay y en la edición con sede en Ecuador fue un fijo disputando todos los encuentros y consiguiendo 4 dianas (2 ante Bolivia y 1 frente a Perú y Colombia) para que Argentina aventajase en dos puntos a Paraguay. Un partido muy recordado suyo fue el amistoso celebrado en Londres ante Inglaterra en 1951 en el que marcó un gol pero no sirvió para derrotar a los "pross" que vencieron por 2-1. Según unas declaraciones posteriores de Boyé no ganaron ese encuentro debido a la corta estatura de los jugadores argentinos frente a la altura y fuerza de los ingleses. Su última aparición con el combinado nacional tuvo lugar días después en la victoria ante Irlanda (0-1) en el estadio de Dalymount Park en Dublín.

Tras su carrera como jugador ejerció como manager en Boca Juniors en 1960 además de dirigir a Temperley, Tigre, All Boys, Morón, Chicago y Newell´s. Después se dedicó a la hostelería siendo dueño de una pizzería llamada "La guitarrita" que estaba ubicada en el barrio de Belgrano.

Falleció a punto de cumplir 70 años el 21 de Julio de 1992.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada