domingo, 14 de octubre de 2012

Enrique Gómez Muñoz, Spencer "Una apendicitis se llevó el arte de Triana"


Figura del Sevilla de principios del siglo XX, olvidado por el paso del tiempo y su temprano fallecimiento las crónicas cuentan que hasta entonces no se habia visto un jugador de tal magnitud por el sur de España. Nació en el barrio de Triana de Sevilla (España) en 1898, jugaba como interior derecho y desprendía clase, elegancia y arte por los cuatro costados, muy filigranero destacaba por su juego asociativo de pases cortos en lo que se conoció como "escuela sevillana". Formó junto a León, Escobar, Kinké y Brand la delantera llamada "linea del miedo".

Comenzó su carrera en el modesto Victoria F.C., pasando después por Athletic Club de Sevilla y Recreativo de Sevilla hasta llegar al club de su vida el Sevilla F.C. en 1913 para suplir a Antonio Ramos Ruiz, conocido en la afición por el alias de "Cerillero". Debuta en un encuentro frente al eterno rival de la ciudad el Betis y con 17 años empieza a ser un fijo en las alineaciones, momento en el que su padre le prohibe la práctica del fútbol y le obliga a que siga con sus estudios. En ese instante Enrique le promete dedicación exclusiva y al mismo tiempo llega a un acuerdo con la entidad de Nervión para que su nombre no salga en las alineaciones y su progenitor no le descubra. Finalmente toma el nombre de un jugador inglés de gran calidad que juega en el Jerez C.F. llamado "Spencer". La creación de la Copa de Andalucia en 1915 dió origen a que el club sevillista fuese conocido como el eterno campeón puesto que con Spencer en sus filas llegaron a lograr el título en 9 ocasiones (la primera en 1917), ocho de ellas consecutivas (1919/1926). Esto posibilitó que pudiese jugar el Campeonato de España (actual Copa del Rey), y en 1917 un tanto de Spencer fuese el primero de la historia del club, aunque ello no impidiese la derrota frente al campeón ese año, el Real Madrid. Nunca llegaron a la final y sus mejores participaciones fueron en 1919 y 1921 cuando llegaron a semifinales y cayeron frente al Barcelona y Athletic Club respectivamente. Tuvo un breve período de una campaña en el Real Oviedo, concretamente en 1920 debido a que allí fue destinado a realizar el servicio militar. De vuelta a Sevilla su padre descubre el engaño del apelativo, pero acepta que siga con su carrera dadas las magníficas condiciones deportivas que tiene.

La tragedia tuvo lugar en 1926, es operado de apendicitis (una operación no tan sencilla en la época) y su ambición por volver a jugar le lleva a reaparecer frente al Real Madrid en partido de Copa. Se precipitó en la decisión, recayó de su dolencia al no estar plenamente recuperado y hubo que intervenirle a vida o muerte en el mismo momento que se jugaba el partido de vuelta que les enfrentaba con el equipo madridista. El domingo 14 de Marzo fallecía a las diez y media de la mañana, sus compañeros sevillistas y los jugadores del Real Madrid acudieron al dia siguiente al sepelio rotos de dolor. En su honor se organizó una Copa que se disputó durante varias temporadas principalmente frente al Betis y en el mural existente en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuan hay una escultura con su rostro.

Disputó un único partido con la Selección Española pero le hizo entrar en la historia, fue junto con su compañero Herminio los sevillistas que vistieron la zamarra roja por primera vez. El encuentro enfrentó a España con Portugal en 1923, en el campo de La Victoria de su ciudad natal y terminó con un 3-0 a favor de los hispanos con tantos logrados todos ellos por Jose Luis Zabala.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada